MEDIO AMBIENTE

El origen colonizador del territorio donde actualmente se localiza el municipio, ha provocado la destrucción de los bosque primarios, actualmente solo el 10% del territorio se encuentra cubierto por rastrojos y bosques secundarios, donde prevalecen especies típicas de bosque húmedo. En un estudio realizado durante 1997, dentro del convenio CORNARE – Municipio se hizo el inventario de árboles y arbustos, aves y mamíferos de las áreas que aún se encuentran pobladas con bosques secundarios y rastrojos altos.

A pesar de que estos bosques constituyen solo fragmentos boscosos fuertemente intervenidos, son de gran importancia por conformar la fuente de recursos forestales para los campesinos, porque protegen las fuentes de agua y porque albergan especies de fauna y flora conformando la reserva biológica. Una gran cantidad de especies de fauna y flora encontradas, muestran los contrastes climáticos del municipio, ya que se encuentran desde especies propias del bosque de niebla hasta especies propias del Magdalena Medio; esto corrobora que la diversidad climática trae la diversidad biológica.

Actualmente los residuos de bosques secundarios y los rastrojos altos son utilizados para la extracción de envaradera usadas en los cultivos, para leña, para elaboración de estacones para los cercos de las fincas.

Las consecuencias de dichas prácticas son el deterioro de zonas productoras de agua, disminución de los caudales de las fuentes de agua, alto grado de sedimentación de las orillas de las quebradas, entre otras.

Debido a la constitución de los suelos, a la alta pluviosidad, a las pendientes superiores al 50%, los suelos del municipio se clasifican como de alta susceptibilidad a la erosión. También acciones del hombre como obras civiles y prácticas agropecuarias inadecuadas hacen común en el municipio los procesos erosivos desde leves hasta severos.

El uso intensivo de agroquímicos, promovido por el programa de desarrollo rural integrado DRI desde la década de los 70, es una práctica continua en los productores agropecuarios. La ausencia de condiciones técnicas y el manejo de estos productos promueven su uso en mezclas, cantidades y frecuencias inapropiadas que ponen en peligro la salud de los campesinos, aumentan los costos de producción y aumentan la resistencia de plagas y enfermedades.

También el incremento del uso de madera para la cocción de alimentos, tanto en el área urbana como rural, la incineración de llantas como combustible para el procesamiento de la caña, la aplicación de pinturas en áreas públicas por parte de los trabajadores de talleres y ebanisterías, son factores que contaminan el aire e inciden en la salud.

A la Problemática ambiental se le suma la deficiente cultura, conocimiento y participación social para la acción ambiental de la comunidad granadina.

Noviembre 2017
D L M X J V S
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30
  Descargar certificado Contraloría